El lento proceso de contar los votos en Estados Unidos

Las autoridades estadounidenses presumen de que la descentralización electoral e independencia de cada estado a la hora de gestionar el recuento es la base de la salud de la democracia. Sin embargo, dicha descentralización no es igual de efectiva cuando se centraliza el escrutinio dentro de sus vastos territorios.

Al contrario de como se hace en muchos países, donde cada colegio electoral no solo recoge el voto sino que también lo cuenta y aborda una primera tabulación, en Estados Unidos los colegios solo vigilan la identificación y el acceso a la cabina de votación y no realizan el computo de los votos.

Las papeletas que han sido rellenadas con marcador y papel se envían a un centro de escrutinio del condado, donde también llegan los votos por correo y donde se procede a un cómputo de papeletas.

La imposibilidad de proyectar un ganador de las elecciones sin que se decidan algunos estados clave (que en su mayoría se acercan o superan hoy el 90 % del escrutinio) se debe al sistema de Colegio Electoral, que adjudica un número definido de delegados al ganador del voto popular en cada estado. En cambio en muchos países sólo se cuenta el número de votos que obtuvo cada candidato y el que recibe la mayoría gana la elección.

EFE

Deja un comentario